Etiquetas

, , , , ,

“Todo el mundo tiene secretos”

Un periodista difamado y una enigmática hacker, descubren que incluso las familias ilustres ocultan osamentas en el jardín.

Mi evocación inicial es la seductora imagen de una mujer de expresión huraña y el extravagante título de la película, la primera de las tres basadas en la trilogía Millennium de Stieg Larsson, periodista sueco lanzado póstumamente a las ventas épicas y la aclamación mundial.

Una historia hecha a la medida para el ánimo de la época, con asesinatos, conspiraciones y espionaje, oscilando de la violencia en pantalla, a la ambigüedad moral de sus personajes.

Afortunadamente, el director Niels Arden Oplev ha hecho bien las cosas, empezando con la selección de los protagonistas: el periodista utópico Mikael Blomkvist, interpretado elegantemente por Michael Nyqvist, y la punk-hacker Lisbeth Salander, personaje que se ha convertido en un icono instantáneo del siglo XXI, encarnada por Noomi Rapace.

El planteamiento va al grano, hay hombres que odian a las mujeres y con este fondo se muestran escalofriantes escenas de violencia. Por fortuna, las imágenes que pueden dejar en shock al espectador, no se convierten en algo más grande que la propia película.

En el otro extremo de la misoginia y el fanatismo segregacionista, está el escándalo financiero como elemento corrosivo en la sociedad sueca, aunque expuesto con menor entusiasmo que en su inspiración literaria, misma que señala sin excepción, a los villanos encargados del colapso económico sueco, banqueros e industriales.

El trabajo periodístico de Larsson contra los grupos de extrema derecha de su país, fue causa de amenazas de muerte y hay quienes creen que fue asesinado.

Oplev se las arregla para adaptar las seiscientas páginas de la novela con efectividad, aunque incluso en dos horas y media, la película debe dejar de lado mucho de la sustancia que hizo al libro ser tan interesante.

La historia mejora gradualmente, las actuaciones son excepcionales y los escenarios de Estocolmo magníficos. Sin embargo, la película resulta mucho más fascinante cuando se centra en Lisbeth Salander. Con ella se acentúa el mensaje, en una airada crítica al modo en que la sociedad trata a quienes no encajan en sus normas, a la violencia contra la mujer, a la corrupción y al abuso de poder en cualquier forma (empresarial, familiar, etc.).

El resultado es una adaptación con tanto éxito como su predecesor literario. Quizás lo que menos me gusta de la película es ese aire de serie policiaca dominguera, y varios diálogos y escenas que me remiten inmediatamente a 8mm de Joel Schumacher.

Lo que más me gusta es que hayan sido los propios suecos quienes adaptaron esta historia antes que los norteamericanos, quienes ya tienen lista su versión y con esto, zapatos muy grandes que llenar.

Título original: Män som hatar kvinnor / The Girl with the Dragon Tattoo / Millennium 1.
Género: Thriller.
País: Suecia / Dinamarca.
Año: 2009.
Director: Niels Arden Oplev.
Protagonistas: Noomi Rapace, Michael Nyqvist.

Curiosidades:
La mamá de Lisbeth, Agneta interpretada por Nina Norén es en realidad la madre de Noomi Rapace.

Trailer: