Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Poster Enter the VoidEnter the Void, el thriller psicodélico del director Gaspar Noé (Irreversible, I Stand Alone), es una emocionante experiencia cinematográfica. Desde las primeras imágenes llega dando un golpe a la cara; la secuencia de créditos iniciales, es una explosión de colores que produce convulsiones con un efecto estroboscópico. Créditos muy al estilo de Gaspar Noé, pero llevados a sus últimas consecuencias con una mezcla de éxtasis y metanfetaminas.

Lo que sigue, es igual a absolutamente nada que hayas visto antes en el cine. Es tentador pensar que la verdadera innovación en el marco de las películas narrativas está muerto, pero Enter the Void rompe con esa preconcepción. Lo que ocurre es algo que sólo he visto en algunos videojuegos de primera persona, y la película llega a ser tan absorbente como esos juegos. En la exploración del viaje de un hombre después de tener una muerte prematura, el director hace las cosas con un punto de vista desconocido en el cine. Tomas aéreas, vueltas y giros de cámara, uniendo imágenes reales con CGI, de formas que desafían nuestra noción de la realidad y de cómo incluso pueden moverse las cámaras.

Toda la película se ve desde la perspectiva de Oscar (Nathaniel Brown), un joven traficante de drogas que vive en Tokio con su hermana, Alice (Paz de la Huerta). Vemos el mundo a través de sus ojos, y no me refiero sólo a un plano de cámara, sino a la aproximación más cercana de cómo se ve el mundo en los ojos humanos; la imagen es borrosa en momentos, se ven incluso los parpadeos y los mundos enteros de luz y estática que aparecen al cerrar los ojos.

La primera parte de la película, transcurre en tiempo real y sin cortes por más de media hora, al final de la cual Oscar se encuentra en el lado equivocado de una pistola. Su alma sin cuerpo se levanta y es testigo de las reacciones de sus amigos y su hermana, tras la noticia de su muerte. Todo sigue viéndose desde su perspectiva, excepto que ahora Oscar no tiene ojos, por lo que ya no hay parpadeos en pantalla, y la cámara ahora flota, se desplaza y atraviesa las paredes.

La segunda parte, más impresionista, se ocupa de las consecuencias de la muerte de Oscar, quien ahora ve con impotencia cómo se desmorona la vida de las personas más importantes de su vida. Y aquí es donde se da el mayor logro del director, más importante que la magia técnica, está el hecho de que es capaz de transmitir el estado emocional y los pensamientos de un personaje que no tiene voz ni forma, no tiene modo de comunicarse, y aún así, tiene respuestas emocionales diferentes y reconocibles.

Las actuaciones son todas buenas, pero el espectáculo visual triunfa sobre todos los demás aspectos. Visualmente, la mayor parte de la película es impresionante, es una de las pocas que he visto en donde los efectos especiales son obvios, pero enteramente aceptables. Todo tiene lugar en la selva de neón de Tokio, los colores eléctricos de incandescencia fuera de toda proporción realista, el sol que nunca parece brillar, excepto en la memoria de Oscar -y no de manera constante-, se adhieren a una nube oscura, opresiva, que bloquea el cielo de la noche amenazando con aplastar la ciudad en la penumbra.

Galería - Enter the VoidGaspar Noé es mejor conocido por su película Irreversible de 2002, una historia oscura narrada en orden cronológico inverso, famosa por contener una de las escenas de violación más gráficas y perturbadoras en la historia del cine, y en general, por ser terriblemente violenta. En comparación con la venganza, la vida después de la muerte puede parecer un tema más blandengue, pero Noé no pierde nada de su polémico estilo. Enter the Void tiene escenas realmente discordantes, gráficas, con sangre y cuerpos reventados. El sexo, las drogas y la variedad de violencia durante toda la película son penetrantes. También hay algunos usos del CGI muy creativos, como una escena de sexo desde el interior de la vagina, e igual que en Irreversible, todo el paisaje agresivo contrasta con una historia de amor y fraternidad.

Es probable que después de casi dos horas y media, la película resulte muy exasperante para algunos públicos, sobre todo por la cantidad de escenas surrealistas, mucha gente puede terminar por no querer ver esta película de nuevo, sin embargo, nadie puede negar que Enter the Void es un salto tremendamente ambicioso en un territorio desconocido.

“Oscar reconsidera su pasado y ve que el significado de su vida ha sido realmente nada. Al final, todo ha sido un sinsentido. Supongo que es por eso que la película se llama Entrando al vacío. Al final, todo es vacuidad.”  Gaspar Noé.

Título Original: Enter the Void
Género:
Drama / Thriller.
País:
Francia.
Estreno:
22 de mayo 2009.
Dirección:
Gaspar Noé
Guión: Lucile Hadzihalilovic y Gaspar Noé
Intérpretes:
Nathaniel Brown y Paz de la Huerta.

Trailer:

Secuencia inicial / créditos: