Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“La vida es bella. En realidad, lo es. Llena de belleza e ilusiones. La vida es genial. Sin ella, estaríamos muertos”.

Gummo es una película de 1997 escrita y dirigida por Harmony Korine, protagonizada por Jacob Reynolds, Sewell Jacob, y Chloë Sevigny. Está ambientada en Xenia Ohio, un pequeño pueblo que previamente ha sido golpeado por un devastador tornado, y que sigue viviendo en la miseria que este hecho provocó. Cuenta las historias de varios personajes que encuentran formas extrañas y destructivas de pasar el tiempo; matando gatos de la forma más cruel e imaginable para su posterior venta como carne comestible, robando tiendas, inhalando pegamento y descubriendo la sexualidad abusando de deficientes mentales.

Si nunca has vivido en un barrio pobre, supongo que el efecto inmediato que provoca esta película se perderá para ti, aunque en realidad no es tan difícil trasladar los personajes enfermos y torcidos de Gummo a cualquier comunidad. He vivido en barrios pobres toda mi vida, de niño jugaba en el patio trasero de mis vecinos y me asomaba por las ventanas de las casas, en esos lugares se veía y se sabía de cosas, dignas de una película de Korine. Gummo es un vistazo a lo que podría ser, ¿Cómo será por dentro la casa de tus vecinos? ¿Cómo vivirán? ¿Qué secretos horribles podrían estar escondiendo? Todos jugamos este juego, pensamos las peores cosas de la gente, y a veces, de una manera enferma, en realidad son peor de lo que uno cree.

Contrario a lo que podría pensarse, no hay implicaciones sociales o políticas en Gummo, existe la creencia errónea de que es una película de denuncia. No es la historia de un pueblo en necesidad que será rescatado por un héroe, ni tampoco habla sobre problemas que precisan ser atendidos. La falta de narrativa asegura una falta de mensaje, no es una película de crítica social, ni mucho menos una paisajista y simpática. Es una obra cruda, sin moral, grabada sin obedecer ninguna regla cinematográfica, y actuada de manera tan realista que podría parecer un falso documental.

Esta película es acerca de la gente olvidada entre las grietas, gente que busca aceptación en medio de obstáculos abrumadores, de odio, crimen, pobreza, enfermedad, que busca a tientas la comodidad y la forma de estar en paz. Todas estas cuestiones son reales – y me permito decir que no están nada alejadas de la realidad– hay miles de jóvenes por ahí, que a su manera están tratando de vivir sus vidas, a pesar de la crueldad de un mundo que se acaba de basura encima de ellos.

No es una película shockeante como se dice, y visualmente es estética aunque esa no sea la intención. No tiene trama coherente y sé que más de un espectador se verá ingenuamente confundido, y posiblemente encolerizado por este hecho (no se puede tratar de disfrutar esta película, teniendo una concepción estrecha del cine). Gummo actúa más como un retrato, jugando con las emociones del espectador a través de los personajes, en lugar de la trama.

Cuando analizo la historia del cine y veo las primeras películas comerciales narrativas, y luego veo cómo son las películas ahora, veo muy poca evolución en la forma en que se hacen y se presentan, y la verdad me aburro mucho con eso. El cine puede ser mucho más. Gummo es una experiencia visual nueva, con imágenes e ideas procedentes de todas direcciones, con mucha emotividad y una sintaxis diferente. Realmente libera ver una película así, los escenarios muestran sólo las escenas, que es lo único que importa. No hay trama, porque la vida no tiene tramas. No hay inicio, climax y final, lo cual agradezco pues no siempre las cosas tienen que hacerse a la perfección.

Por eso es importante leer, ir al cine, escuchar música y disfrutar todo el arte, para experimentar la vida desde diferentes perspectivas. Si sólo se busca diversión, hay mucho material por ahí dispuesto para satisfacer esa necesidad, pero para aquellos de nosotros que buscamos conocer algo distinto de nosotros mismos, películas como Gummo siempre serán admiradas. Y no hay nada malo con el entretenimiento. Pero no hay que juzgar a películas como ésta sobre la base de esa norma. Mucha gente piensa que el arte tiene la responsabilidad de ser claro, en lo personal nunca espero esa característica en una película, en un libro, o en un disco.

También tengo que hacer algún comentario sobre el “sinsentido” del niño semidesnudo con orejas de conejo que aparece en la película, conocido como Bunny Boy. Yo no entendía su significado y según comentarios del director, no parece haber ninguno, por lo menos no de una manera directa y consciente. Y esto es probablemente difícil de entender, pero a veces el instinto no asume ninguna referencia simbólica directa. El artista confía en sus instintos y no siempre debe tener todo una explicación literal. El traje de conejo parecía tan absurdo para mí, a la vez que esperanzador, y este efecto no se ve reducido por la incapacidad del director para explicar por qué era importante el Bunny Boy, el caso es que era importante, si no habría sido eliminado. La película se llama Gummo, en honor a Milton “Gummo” Marx, el cuarto de los hermanos Marx, el más raro y chocante de todos, y no tiene nada que ver con la película, simplemente es un personaje que le gusta al director.

Uno puede sentirse horrorizado al verse identificado directa o indirectamente con un estilo de vida similar al de la gente de la película. Ahí es donde radica el genio del director, al sacar a flote en el espectador aquellas experiencias ajenas o propias, y sentir el miedo, la frustración y la falta de sentido que las personas atrapadas en estas circunstancias experimenta. Desde mi punto de vista, es una película de ciencia ficción de verdad, que muestra un aspecto aterrador de la vida, con una visión muy clara de todo y al final busca la ternura entre todo ese caos. Los personajes son exageraciones de gente real, pero no son más que lo que siempre nos hemos imaginado de nuestros vecinos. ¿Por qué las leyendas urbanas permanecen tanto tiempo? ¿Por qué el chisme más asqueroso suele ser el más interesante? Gummo nos da todo lo que queremos sin pestañear, y no pide nada a cambio.

Género: Drama. 1997 EUA.
Director / Escritor: Harmony Korine.
Protagonistas: Nick Sutton, Jacob Sewell, Lara Tosh, Chloe Sevigny.

Película Completa Descarga (subtitulada)descargar
player

Trailer: