Etiquetas

, , , , , , , , , ,

CannibalUn grupo de periodistas estadounidenses compuesto por tres hombres y una mujer desaparecen mientras realizan un reportaje en el Amazonas. Un nuevo equipo viaja a la zona para buscarlos. En la selva, encuentran una tribu de aborígenes que les entregan las cintas de video del grupo anterior. Posteriormente, al ver las grabaciones, se comprueba que aquel primer grupo, cometió terribles atrocidades con los nativos. Violaciones, asesinatos y cualquier tipo de aberraciones ocurren durante el metraje recuperado.

A decir de sus realizadores, ellos pretendían hacer de Holocausto Caníbal un comentario serio sobre la sociedad del mundo moderno, pero su intento de darle un mensaje social, se convirtió en un desastre moral.

No es una película de terror convencional, no tiene sustos ni sobresaltos baratos, no hay mensaje esperanzador, ni héroes. Tampoco es una película gore tradicional, pues las escenas más impactantes, curiosamente no incluyen a seres humanos, sino que constan de sacrificios reales de animales, efectuados con lujo de violencia, crueldad y sin piedad alguna: Una rata almizclera es perforada desde el vientre hasta el hocico, una tortuga de 1.5m es sacada del agua, decapitada, desmembrada y despojada de su caparazón y órganos internos, luego cocinada; una tarántula y una serpiente son laceradas a machetazos, un cerdo es fusilado con un rifle, y lo que para mí fue la escena más escalofriante; a un mono le cortan la cabeza por la mitad, dejándolo sin cara. Tales escenas animaron a crear leyes para proteger a los animales durante el rodaje de cualquier producción cinematográfica o televisiva.

Al respecto, el director Ruggero Deodato argumentó que los animales eran asesinados por los indios para ser devorados por ellos. Según sus declaraciones, él y su equipo técnico, acompañados por un encargado de “Protección Animal”, seguían a los indios mientras cazaban y los filmaban espontáneamente. Además, afirmó que no era él quien ordenaba la violencia. Sin embargo, el propio Deodato se contradice; declaró que tenían varios “animales de reserva”. Yo me pregunto ¿Para qué tenían animales de reserva?, ¿Era por si alguna escena salía mal? Además, la mayoría de las muertes no son ejecutadas por los nativos, sino por los actores. Deodato se excusa diciendo que los defensores de los animales arremeten contra el cine, cuando en los mataderos se sacrifican animales diariamente para nuestro consumo. Su reflexión es cínicamente cierta, pero a la vez muy pobre, y es la misma de quienes cazan animales por placer justificándose con conclusiones del tipo: “Si no lo cazo yo, lo hará otro” o “De todos modos se matan animales para comer”. A la distancia de los años, el director afirma que ama a los animales y que está profundamente arrepentido de haber grabado esas escenas. Ay Deodato!

Aquí cabe una reflexión. Por un lado, la violencia contra animales es condenable, y disfrutar de ella también debería de serlo. Sin embargo, la brutalidad extrema de estas escenas, genera un efecto mórbido y fascinante para quienes aprecian el horror fílmico absoluto y extremo. Ser morboso es algo humano y admitirlo es un rasgo de sinceridad, cosa que Deodato quizás no hace.

La película muestra de todo, violencia sexual, segregacionismo, mutilaciones, castraciones, violaciones, infanticidios, genocidios y todo tipo de vejaciones. En fin, como su nombre lo dice: Holocausto. Sólo existe en su versión original sin cortes en un DVD de edición especial, lo que significa que yo he visto una versión casera censurada, y eso mis amigos ¡Es una locura! No es de extrañar que el director haya sido llevado a la corte para probar que ninguna persona fue asesinada realmente, pues así como hay escenas que a todas luces son trucos, hay otras que incluso en la actualidad se pueden poner en duda.

La campaña publicitaria hipersensacionalista del Holocausto Caníbal afirmaba que todo lo que ocurría era absolutamente real. A los actores se les pidió por contrato que desaparecieran por un año para alimentar la veracidad de la leyenda. Dicha campaña generó el descomunal éxito de la cinta y también fue el punto de partida para el calvario del director. La película fue confiscada diez días después de su estreno y Deodato fue arrestado. El tribunal no solo creyó que los actores habían sido asesinados realmente, sino también que una mujer había sido muerta por empalamiento, tal como se muestra en una de las escenas. Finalmente, Deodato tuvo la oportunidad de demostrar que las muertes no fueron reales. Los actores se presentaron a declarar y se mostraron sus contratos, pero aún debía demostrarse que la escena de la mujer empalada era falsa. En el tribunal se explicó el método utilizado: Se unió un poste a un asiento de bicicleta, al que la actriz fue sentada. Luego, tomaron un trozo de madera de balsa para ponerla en su boca, de esta manera se creaba la ilusión de empalamiento. Debido a que era una joven de Colombia, fue imposible localizarla. Aunque continuaron las sospechas, fueron descartados los cargos de homicidio en contra del director, y la película fue prohibida en 50 países.

Deodato quería condenar que en la televisión se veía de todo; sexo, muerte, sangre, racismo, discriminación, el terror de las Brigadas Rojas. Y sin embargo en el cine, eso mismo se censuraba o se clasificaba para mayores de edad. Con Holocausto Caníbal, Deodato pretendía acusar a todos los periodistas que unicamente buscan el morbo, y criticar además el hecho de que no es relevante matar indígenas, pero sí lo es matar europeos o gente blanca. Durante la trama de la película, aparecen los dueños de una cadena televisiva, interesados en transmitir un documental de las cintas encontradas, a lo cual se opone el antropólogo que las recuperó en la selva, argumentando que las imágenes son obscenas, inhumanas e impresentables. Sin embargo, los ejecutivos insisten.

En mi opinión, las afirmaciones de Deodato sobre el papel de los medios son acertadas. Sociólogos y analistas de medios señalan por ejemplo, que si los actos de terrorismo no fueran televisados y ampliamente cubiertos por los medios, el acto en si carecería de razón de ser, pues lo que buscan los terroristas es conseguir que el hecho afecte a la opinión publica a través de la atención que los medios le prestan. Sin embargo, también la sociedad busca conocer lo que sucede para reaccionar y prevenirse, o incluso por puro morbo y curiosidad. Si los actos terroristas se silenciaran, la sociedad ignoraría la realidad o la conocería por rumores infundados… He aquí un paradójico círculo vicioso.

En cuanto a la afirmación del director sobre la diferencia de valoración mediática entre la muerte de un aborigen y de un europeo, es aún más acertada. Tal vez sea por esto que la película genera tanta admiración y repulsión. Holocausto Caníbal impacta por lo que se muestra en pantalla, y también por lo que no se muestra… ¿Cuántas cosas nos estarán contando en las noticias que no son en absoluto ciertas y son presentadas como si lo fueran? ¿Qué hechos horribles se nos ocultan o se fabrican para los espectadores? y ¿Hasta dónde son capaces de llegar con tal de vender una nota?

En lo que se refiere al aspecto cinematográfico, puedo decir que son interesantes su estructura y montaje. Es una película bizarra con una narración compleja, que realmente logra un nivel de realismo pocas veces visto (evidentemente ha servido de inspiración para infinidad de películas de falso documental). Está bellamente filmada, hay varios cuadros maravillosos, contrastando las escenas de violencia extrema y el hermoso paisaje, con una banda sonora que se me antoja hasta cursi; del compositor Riz Ortolani. He visto muy pocas películas de terror que sean actuadas con tanta pasión y naturalidad. 

Después de ver la película es difícil reflexionar acerca de un mensaje, pues la “provocación moral” parece sólo una excusa para los excesos (hubo incluso gente que resultó ofendida porque se contrataron actores porno para la filmación). La critica a los periodistas y medios hipócritas y deshonestos es evidente, como también lo es la demostración de que quienes se creen civilizados, en verdad pueden no serlo en absoluto, al caer en practicas más bestiales y salvajes que las de la tribu aborigen mas recóndita. De manera extraña, las escenas violentas entregan algún tipo de significado, aunque éste siempre queda abierto al debate. Lo que sí es seguro, es que Holocausto Caníbal no resulta indiferente para nadie y es una pieza fundamental del cine contemporáneo. Es una película extrema, brutal y maravillosa… aunque sigo pensando en las escenas de animales, por mí el director puede irse al diablo solo por eso.

Película completa subtitulada: http://adf.ly/9360779/holocaustocanibal
player

Título original: Cannibal Holocaust.
Género: Aventura, Drama, Horror-Gore.
País: Italia.
Año: 1980.
Director: Ruggero Deodato.
Protagonistas: Robert Kerman, Francesca Ciardi, Perry Pirkanen.