Etiquetas

, , , , , , , , ,

ghost_in_the_shell

El cyberpunk no encuentra un buen vehículo de expresión. Como adaptación se toma libertades con su material de origen, lo cual es bueno, ése es el chiste del cine. En este caso funciona en algunos puntos, pero en otros es sumamente cursi, hilarante, y no consigue dejar esa imagen de producto ya visto, que tampoco aprovecha el factor distópico y filosófico para sumar a su causa un valor agregado. Minimiza todo a una clásica historia de acción, venganza y… ¡romance! Potenciada por efectos visuales estridentes.

Resulta curioso que se haga un sentido homenaje a Takeshi Kitano, pocos sabrán aislar esto como contenido extra digno de ser celebrado. El único personaje prominente que habla japonés en Japón: una ciudad llena de mujeres en ropa tradicional y pescado holográfico koi nadando alrededor de los edificios, pero poblado en primer plano por occidentales de habla inglesa.

Es imposible tener una historia sobre la identidad, ignorando y borrando las identidades en su núcleo. Ghost in the Shell es una historia sobre la identidad, tanto individual como social. La película llega a su pregunta central -lo que significa ser humano- casi de inmediato, pero no sólo no responde, ni siquiera realmente explora las preguntas que plantea, sino que también desvirtúa una historia sobre la identidad, excluyendo en gran medida a la gente de la que se trata. Eso es un fracaso crítico, y uno que no puede ser rectificado por los apantallantes robots geisha. Esta película se une al montón de bluckbusters, sin ser trascendental, lo que podría haber sido evitado si hubieran dejado de lado algunos de los clichés de Hollywood (casting principalmente).
La ciudad se ve demasiado “pulcra” y sobrecargada de elementos que se ven forzados y fuera de lugar, salvo algunos escenarios que seguramente son locaciones reales de Hong Kong, en las que si se percibe la sobrepoblación, contaminación visual, decadencia y polución, retratados originalmente por Mamoru Oshii.

Realmente esperaba escuchar el tema de Ghost In The Shell de Kenji Kawai en algún momento, esto ocurre hasta los créditos finales 😦 Parece que se pone de moda esto de poner la canción emblemática hasta los créditos.

No se puede pasar por alto el esfuerzo de los actores, entrenados a tal efecto para lucir lo más cercanos al anime, ni cómo los escritores se las tuvieron que ingeniar para adaptar la historia y justificar su casting. Hay varias escenas buenas que rinden homenaje al original, incluyéndo algunos aspectos del segundo anime como la inclusión de la Doctora Hallaway, la geisha robot, y la sabueso de Batou. También resulta curiosa y grata la participación de Juliette Binoche.

La recomiendo a todo aquel que disfrute del cine como un espectáculo no demasiado complejo, la clave está en dejar la mente en casa y hundir la mano en el cubo de palomitas rancias, mientras el resto, seguimos soñando con ovejas eléctricas.

Anuncios