Etiquetas

, , , , , , , , , ,

1593732En Florida está Disney World, que se compone de Magic Kingdom, Hollywood Studios, Animal Kingdom y Epcot, luego está Universal Studios, Sea World… y otros más, reinos de ratones antropomórficos y castillos de cartón donde dicen que puedes ser feliz para siempre.

‘The Florida Project’ abre una ventana a la periferia de los sueños infantiles, en esa zona alejada de aquella, en la que un grupo de visionarios consideraron necesario crear lugares de evasión, donde la gente pudiera olvidarse de sus problemas.

Por supuesto, acceder a esa clase de anhelados lugares no es tan fácil como estar en ellos, y pronto se demuestra así en la película.

Sin necesidad de ver a Mickey o visitar el castillo de Cenicienta, Moonee y sus amigos se divierten a lo grande, pasan las horas del verano en las calles y en la carretera que rodean el motel donde viven; uno teñido de amarillo y púrpura llamado “Magic Castle”.

Screen Shot 2017-09-28 at 12.38.29 AM

Ellos no conocen la tristeza o la crueldad, porque se han criado con ella. Sus madres (solteras y jóvenes, que se quedaron a la espera de un padre irresponsable) procuran que sus hijos se olviden de todo eso, como cualquier madre lo haría. Hasta los castigos los toman como un juego, como una excusa para pasarla bien. Tan desconectados están del mundo adulto que ni de sus gritos o reproches se enteran. La diversión no conoce límites para ellos y adultos buenos como el gerente Bobby (prodigioso Willem Dafoe) sólo contribuyen a ello.

Se podría discutir que la historia no es lineal, que más bien parece una recolección de vivencias, una sucesión de travesuras entre luces de neón, piscinas vacías, naturaleza y edificios de colores chillantes. Pero en realidad se trata de un relato continuo sobre el final de la infancia. Es extraño el contraste, pero está tan bien hilado que sólo nos damos cuenta de lo horrible que estamos viendo cuando son los niños quienes lo sufren directamente: permanecen como testigos mudos ante las acciones más brutales de sus mayores, incapaces de procesarlas en su mente infantil, porque realmente estos niños lo tienen todo, sin tener que visitar a Goofy.

tumblr_p3hcxujauy1r0ppt5o4_500

“Este es mi árbol favorito porque a pesar de caer siguió creciendo” confiesa Moonee a su mejor amiga Jancey, sorpresivamente consciente de su situación y trazando un paralelismo con miles de familias que, como ella, crecen hacia donde les dejan y donde les permiten, muchas veces luchando con uñas y dientes de la manera más rastrera posible. Ella imagina su habitación ideal en unos departamentos abandonados, y nos damos cuenta de que sus deseos tienen tanto futuro como ese cascarón vacío (pero colorido) donde vive, abandonado al sol inclemente de Florida.

“- Jancey, esta aventura dará miedo.
– ¡Sí!
– Allí adentro hay fantasmas.
– Y vamos a entrar”

29060418_936246519869081_1205412262430840700_o

‘The Florida Project’ consigue dibujarnos una sonrisa sin obviar las aristas más tristes de su historia, con un dominio total de la luz y los colores. Toda esa composición dotada de capacidades escénicas tan coherentes como particulares, actores al alcance de pocos superdotados.

“- Ella es bonita.
– Sí, pero me da pena. Está a punto de llorar. Siempre me doy cuenta cuando los adultos están por llorar.”

El elenco rebasa sus propios lindes para conectar a la perfección con el microcosmos descrito. Sean Baker se confirma pues como un gran director de actores, algo no únicamente reflejado en interpretaciones como la de Brooklynn Prince que, pese a su edad, se come la pantalla a bocados, o Willem Dafoe que revela tanto una autoridad como una ternura encomiables, también en una química que logra imbuir a cada actor y a cada escena de un extraño magnetismo; como si el ambiente que se deduce del rodaje fuera capaz de contagiarse al propio espectador.

“- Es apenas la segunda semana de verano y ya hubo un pez muerto en la piscina.
– Hacíamos un experimento. Tratábamos de resucitarlo.”

tumblr_p3hcxujauy1r0ppt5o6_500

La película, en ese aspecto delata pasión, una característica que es difícil encontrar en el arte y que aquí se transforma en un milagro. Con momentos, además, que se quedan grabados en la memoria del espectador: el regalo de cumpleaños gratuito de fuegos artificiales, la pelea que termina con la toalla sanitaria pegada en un cristal o el helado que los niños chupetean y comparten entre tres.

“- Deberían hacer tenedores de dulce, así te podrías comer el tenedor de postre después de la comida (…) Ojalá tuviera una barriga más grande, como de embarazada. Allí podría meter comida.”

tumblr_p1s7a8sskp1qa3emao2_400
Sólo se puede ignorar la edad adulta hasta determinado momento, hasta que sus extremos se asoman. Moonee termina su infancia con su primer llanto sincero, su amiga Jancey le evita la tristeza a toda costa llevándola de la mano a ese reino donde dicen que puedes ser feliz para siempre. La cámara en mano se ajusta detrás de ellas, en un recorrido lineal y concreto, guiando su camino hacia un sitio donde siempre serán niñas, y podrán refugiarse de la maldad adulta que tanto les ha quitado. Una escena bellísima, que reivindica la fantasía aun cuando apremia la realidad más desfavorable. Un acto escapista. Una caricia y un arañazo en el rostro.

En definitiva es un reguero de desgracias, una pequeña obra maestra que te rompe en mil pedazos, como para gastar una caja de pañuelos desechables. Es un viaje muy triste pero vitalista y lleno de amor, a pesar de todo.

“-¿Qué es lo que más te gusta ver en la tele?
– ♪ Bob Es-pon-ja ♪ “

Digo que es un milagro por su completa ausencia de trampas y recursos sensibileros fáciles, porque no utiliza el énfasis ni busca la sensación morbosa más impactante. Por todo lo que acertadamente omite, sin excluir lo esencial. Lo cual demuestra que se puede mostrar lo más sórdido de forma elegante, elíptica y educada, sin caer en el morbo innecesario que nada aporta, sin tener que gritarlo todo con altavoces para tontos o sordos.

“-Moonee, ¿por qué me trajiste a esta aventura?
– No sabía que iba a llover.
– ¿No viste el noticiero?
– Nunca lo hago, es aburridísimo.
– Yo sí lo veo. No es tan aburrido.
– Cuidado con la popó de vaca. ¿Ya ves? ¡Te traje a un safari!”

En resumen, una película energética y elegíaca que, irremediablemente, se gana el afecto, igual que lo hacen esas personas que afrontan sus problemas con una sonrisa de oreja a oreja, o como ese árbol caído que sigue creciendo y que, a la postre, se convierte en el símbolo de toda la película.

“- ¡Hay oro al final del arcoíris!
– Lo sé, pero hay un duende con el oro, y no dejará que nos lo quedemos.
– Ojalá ese duende fuera bueno.
– ¡Vayamos a golpearlo! Vamos.”

tumblr_p3hcxujauy1r0ppt5o2_500

Dirección: Sean S. Baker
Producción: Chris Bergoch, Shih-Ching Tsou, Sean S. Baker
Guion: Sean S. Baker Chris, Bergoch
Música: Lorne Balfe
Fotografía: Alexis Zabé
Protagonistas: Willem Dafoe, Caleb Landry Jones, Macon Blair, Brooklynn Prince, Bria Vinaite, Valeria Cotto.
País: Estados Unidos
Año: 22 de mayo de 2017
Género: Drama y comedia
Duración: 115 minutos
Idioma(s): Inglés

 

Anuncios