Mid90s: la cultura skate de los 90

El debut como director de Jonah Hill, es un drama centrado en la escena del skateboarding de Los Ángeles en 1996, donde Stevie (Sunny Suljic), de 13 años, aplastado por su perenne soledad, y buscando una distracción para contrarrestar el antagonismo en el hogar, descubre su identidad al encontrarse con un grupo de adolescentes, cuyas vidas giran en torno a la cultura skate.

Hill insiste en que la película no es autobiográfica, pero quien haya crecido en la época que se describe, puede dar fe de su autenticidad. El skateboarding y todo el panorama musical que cobijó, desempeñaron papeles importantes en la vida de muchos. Es un recordatorio de las experiencias de nuestros años formativos y de cómo fue sobrevivir a nuestra juventud, de tener un sentido de pertenencia tribal y una ineludible desilusión doméstica.

Todo skater ha sentido ese alivio que se experimenta al estar con otro patinador en su elemento natural, cruzando las calles, riendo con los amigos y escuchando música. Cualquiera que haya conocido este entorno, sabe lo que era entrar en una tienda de patinaje y ser aceptado. No tenías que esforzarte mucho, ni pretender ser algo que no eras. Pertenecer a “algo” en la juventud, nos enseñó también a aceptar a personas con diferentes opiniones, ideas, aspiraciones y vidas. A poder amar a alguien a pesar de sus acciones, porque su vínculo iba más allá de eso. Podías haber tenido el peor día de tu vida, pero al arrojar la tabla al concreto y hacer girar las ruedas, todas las preocupaciones se desvanecían. Todo esto se retrata en la película.

Es esbelta desde un punto de vista narrativo, hecha a la medida para quienes nacieron en los 80, y “saben lo que es bueno”. Para los nacidos después del 90, obtendrán un curso intensivo de cómo era vivir sin comunicación instantánea, sin tener un escuadrón en tu mano dispuesto para entretenerte y de cómo pasar por alto la discriminación y el clasismo. Hill lo dijo mejor en su entrevista de GQ: “El skate me sacó de una burbuja racial y socioeconómica. Realmente abrió mi mundo”.

Suljic, quien actuó en “El Sacrificio de un Ciervo Sagrado“, está fantástico como Stevie, un adolescente cuya estatura lo hace ver como un niño de 10 años, lo cual lo hace aún más perturbador al verlo embriagarse y fumar de forma competente.

Stevie es ese niño impresionable e inocente que nunca se deja abrumar por los elementos traumáticos de su vida (un hermano abusivo al cual admira, pero que responde a su cariño con nada más que violencia y una madre ausente – el padre ni siquiera se menciona), pero que tampoco era muy feliz hasta antes de encontrar a su tribu. Empieza con esto una amistad con Rubén, quien realmente solo está interesado en ser admirado y en adiestrar a Stevie para que deje de actuar como niño (“sin tortugas ninja en tu tabla”). Intenta enseñarle a Stevie las maneras de “ser cool”, y aparentemente eso significa fumar y hacer caso omiso de los modales básicos como decir “gracias”, o de lo contrario le llamarán gay -suspiro noventero-.

Stevie rápidamente se gana un apodo, Sunburn (“Quemada de Sol”), lo que indica que ha asegurado su lugar en el grupo. También encuentra una figura paterna reconfortante en Ray, una mala influencia con un futuro prometedor como patinador profesional. Sin embargo, es Rubén quien, en última instancia, lo ayuda a romper su caparazón emocional y a luchar contra aquellos que intentan pisotearlo, incluyendo a su psicótico hermano mayor. Son estas amistades las que ayudan a construir al personaje principal, el mismo tipo de amistades que nos ayudaron –y obligaron– a madurar a todos, aunque a veces fuera por el camino de la arrogancia sin rumbo.

La película presenta giros que golpean más que los trucos del skate; problemas familiares, fallas emocionales, altercados con la policía. Todos estos giros se maniobran en la película, igual que al patinar se evade una basura en el asfalto. Algunas veces se pierde el rumbo y otras implican caerse y lastimarse, tomar la tabla e intentarlo de nuevo.

Estos jóvenes, de entre 13 y 17 años, sobreviven debido a su amor al patinaje. Para algunos, es una forma de vida, para otros es una manera de evadir sus problemas. Simboliza cómo nuestras aficiones nos mantienen a flote y cómo las amistades nos construyen y, a veces, nos rompen. Es una historia simple sobre madurar, claro, pero la forma en que la vida te lanza curvas y cómo las bateas, es una de las situaciones más básicas y complejas que tenemos que enfrentar como seres humanos. Y honestamente, a esa edad, no teníamos idea de cómo hacerlo.

Mid90s podría ser una especie de híbrido entre Kids (Harmony Korine, escritor de Kids, tiene un pequeño cameo en la película),Paranoid Park y el documental de Bing Liu, Minding The Gap. Aunque no es una historia de denuncia, el relato en sí no acepta el comportamiento destructivo mostrado por Stevie y sus amigos, ellos aprenden que hay consecuencias para cada uno de sus actos. Un tema que se refuerza a nivel subliminal por medio de los personajes, estos están superpuestos, algunos más que otros, todos son soñadores con historias de fondo que ayudan a explicar sus situaciones. Stevie llega a ser dos personas totalmente distintas, al inicio de la película y al final de la misma.

La mayor queja del público es sobre el desenlace, este inyecta un sentido forzado de drama donde no era necesario, en un final repentino. Otra es que la película parece caer en la vacuidad, al no intentar capturar la esencia completa de los personajes, empero, esta es una tarea imposible por muchas razones más allá de las restricciones de tiempo. Su narración abierta, se enfoca en un período crucial en la vida, donde al menos parte de la agitación interna del alma de sus protagonistas encuentra una resolución.

Tal vez la nostalgia de la juventud se presta para consolarnos frente a las luchas posteriores de la adultez, que tienden a ser algo más importante que el adaptarse a un grupo de amigos. Lo que podría explicar algunas de las decisiones que se tomaron al final. Jonah Hill realizó un esfuerzo admirable en su debut como director, demostrando gran talento en la elaboración de escenas memorables. Desafortunadamente, para algunas personas, las películas no son consistentes cuando se obliga al espectador a interpretar un final arbitrario.

Llegué a la conclusión de que el final es abrupto, pero encaja con el tono de la película. Es diferente y para mí funciona.

La música colabora con el diseño de producción. Trent Reznor y Atticus Ross crearon nuevamente un score absorbente. El soundtrack incluye a Cypress Hill, The Pharcyde, Morrissey, Pixies y A Tribe Called Quest. Cinco tracks que se utilizan de forma inteligente y emotiva, interviniendo en el momento justo para cada escena, es decir, no de forma ornamental y con el único objetivo de crear instantes que parezcan videoclips musicales.

Aunque Jonah Hill ha puesto su nombre en un puñado de guiones cinematográficos, pocos habríamos predicho que terminaría dirigiendo, y además, de una manera tan alejada de sus películas como actor estelar. Mid90s tiene clasificación R, es dura en momentos, tal vez algo explícita, pero también es un drama perspicaz que opta por el realismo. Áspera, escrutadora, intrínsecamente reveladora. Es un primer paso firme en la dirección de cine, de mentalidad artística, que demuestra creatividad detrás de la lente.

Hill define acertadamente la cultura skate y el telón de fondo urbanizado que la rodea. No pretende moralizar sobre jóvenes en desgracia, ni sobre los cimientos de la crisis que se origina en un hogar destruido. Su mensaje es que la vida no es amable con nadie, pero que debemos patearla hasta llegar a donde necesitemos estar.

“Muchas veces nos parece que nuestra vida es de lo peor, pero… si echas un vistazo a los armarios ajenos, no querrías cambiar tu mierda por la de nadie”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s