The Irishman: Esta película no debería verse en tandas

Tengo un miedo muy personal de no sentir correctamente. De no reaccionar de forma adecuada a cosas importantes que ocurren de forma disociativa, y de las que puedo entender su significado, pero sin lograr apartar la idea de que las estoy experimentando mal, como si fueran algo que me han contado vagamente, cuando se supone que debo hacer más, sentir más.

Yo estaba listo para no amar esta película, la tecnología de envejecimiento es chocante, el póster oficial sí que es una pena. Durante la mayor parte de su duración, sentí que solo era una representación muy efectiva de algo que, en última instancia, no es un terreno particularmente febril para la exploración debido a lo obvio que es; esencialmente, cómo la vida de un sociópata violento le aleja de la humanidad. Pero al final, cuando la película gira para enfocarse en el esfuerzo fallido de Frank Sheeran de arañar la vida para sentirse como una persona normal, me quedé boquiabierto.

The Irishman tiene un efecto acumulativo que se pierde al intentar ver la película en tandas, como si fuera una miniserie. No hace falta decir que fue una película de terror para mí. Hay un tramo que realmente me conmovió, lo sabrás cuando la veas; captura de manera viciosa e inquietante la sensación de pasar los momentos más importantes de tu vida, teniendo cerca a las personas que más te importan, y de repente todo se rompe, lo rompiste. Y entonces puedes fingir lo contrario e intentar desconectarte, pero aún así tendrás que vivir con eso, llevarlo contigo hasta que seas viejo y el peso te hunda en la tierra.

Frank Sheeran fue un veterano de la Segunda Guerra Mundial, estafador y sicario que trabajó con algunas de las figuras más destacadas del siglo XX. ‘The Irishman’ es la crónica de uno de los grandes misterios sin resolver en Estados Unidos: la desaparición del legendario sindicalista Jimmy Hoffa. Un viaje por los turbios entresijos del crimen organizado; sus mecanismos internos, sus rivalidades y su conexión con la política. Adaptación del libro “I Heard You Paint Houses”, de Charles Brandt, a cargo del guionista Steven Zaillian (La lista de Schindler, American Gangster).

Scorsese escapa bellamente de ser colocado en la posición de tomar una idea familiar y estar siempre a salvo. Toma su ritmo, exprime cada fotograma de sus tres horas y dieciocho minutos para poner al espectador a hacer algo a lo que el cine contemporáneo hollywoodense cada vez se rehúsa más: reflexionar.

Scorsese recuerda su obra. No sólo eso: de algún modo acaba de construir su propio universo, usa varias referencias para integrarse con su protagonista y ofrecernos una expresiva imagen de sí mismo en la vejez. Es un triunfo cinematográfico producto de las dos variables que hacen toda la diferencia en la industria fílmica: dinero y edad. Es una recapitulación de sus películas anteriores de gángsters italianos, filmada con lucidez, con la serenidad de una roca y con madurez que contrasta con el estilo dinámico e hiperactivo de ‘Buenos Muchachos’ y ‘Casino’, un tipo de 80 años. Un deleite visual que deja claro también que los buenos actores, los de alto calibre, siguen reinventándose y dando de qué hablar, a pesar del paso y el peso de los años. De lo mejor: la selección musical de Robbie Robertson.

Una película que es más que la suma de anécdotas sobre su producción y la repetición de temas y actores. Se trata de un punto y aparte en la carrera del director. Conforme pasan los días y más la recuerdo más me gusta. Eso es buena señal. El tiempo la pondrá en su lugar, estoy convencido. Tampoco es responsabilidad y culpa de la película que uno ande buscando obras maestras o haciendo caso, en este punto, a lo que dice el mercado.

Una obra personalísima de auto referencia que nos da una clase de cómo pintar una casa -frase que se utiliza a lo largo del filme- , aspecto que claro, elude a una pantalla verde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s